HISTORIA - ChE XianZai http://www.chinoesfera.com/xianzai.php XianZai - Aprender chino mandarín con Chinoesfera es La leyenda (y la historia) de Mulan http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=224 Tue, 19 Aug 2014 10:36:00 +0000 Fernando García-Quismondo 40.417 -3.702 Muchos de nuestros seguidores habrán visto la famosa película de Disney "Mulan" realizada en 1998, pero ¿cuánto hay de realidad y cuánto de leyenda tras las supuestas aventuras de esta heroína? Lo cierto es que resulta dificil desentrañar ambos mundos. La "Balada de Mulan" (en chino "木兰辞"/Mùlán cí) formaba parte de una obra que fue escrita en el siglo VI de nuestra era titulada "Catálogo Musical de Ayer y Hoy" (古今乐录/gǔjīn lèlù), aunque dicha obra desapareció y la primera referencia a la existencia de la Balada de Mulan procede de una antología muy posterior recopilada en el siglo XII, en la que su autor 郭茂倩/Guō Màoqiàn citaba aquel antiguo "Catálogo Musical" como la fuente del poema.

Fue mucho después, en el siglo XVI, cuando el escritor 徐渭/Xú Wèi dio forma al relato "雌木兰"/Cí Mùlán/"La Mujer Mulan" que contiene la mayoría de los elementos que han llegado a nosotros, aunque obviamente la apasionante historia de Mulan continuó teniendo diversas versiones y enriquecimientos fantasiosos a lo largo de los siglos posteriores hasta las películas que sobre ella se realizaron durante el siglo XX y el XXI (siendo la de Disney quizá la más popular para nosotros los occidentales).

Sin embargo, si intentamos ceñirnos al supuesto origen "histórico" de Mulan y a sus aventuras, tenemos muchas lagunas que han sido cubiertas con mayor o menor fortuna por parte de los escritores de épocas posteriores. Por ejemplo, la 木兰/Mùlán original de la balada no tenía apellido, aunque con el paso de los siglos el que finalmente ha sido aceptado de manera popular por su sentido poético es 花/Huā/"Flor", ya que no debemos olvidar que el significado literal de 木兰/Mùlán es "Magnolia". Por ello es normal encontrar generalmente el nombre completo de nuestra protagonista como 花木兰/Huā Mùlán. Tampoco está clara la época en la que transcurrieron los acontecimientos y, aunque los indicios apuntan a que debieron tener lugar a finales de la dinastía Wei del Norte (principios del siglo VI de nuestra era), otros autores los datan casi un siglo después.

Sin embargo, la principal diferencia entre la antigua "Balada de Mulan" y la película de Disney reside en su final. En la balada original la valiente Mulan, tras haber reemplazado a su padre en numerosas batallas durante más de una década aparentando siempre ser un hombre, rechaza todos los honores que le ofrece el emperador y tan solo solicita una montura para regresar a su hogar. Es allí donde, al ser visitada posteriormente por sus antiguos compañeros del ejército, estos descubren que en realidad se trataba de una mujer.

De todos modos, aparte de esta hermosa leyenda sobre una muchacha de nombre 木兰/Mùlán, la Historia real nos ha dejado el nombre de otra heroína a la que (todavía) no se ha dedicado ninguna película: la emperatriz 妇好/Fù Hǎo, quien vivió durante el siglo XII de nuestra era, y cuyo nombre póstumo fue 母辛/Mǔ Xīn (para quien no recuerde los diversos nombres que podía adquirir una persona a lo largo de su vida, recomendamos la lectura de nuestro anterior artículo sobre este tema)

妇好/Fù Hǎo era una de las 60 esposas del emperador 武丁/Wǔdīng (quien tenía la curiosa costumbre de tomar una esposa procedente de cada una de las tribus vecinas como método de mantener alianzas con todas ellas), y las inscripciones en hueso desenterradas en el Oráculo de la antigua ciudad de 殷墟/Yīnxū hablan de las numerosas campañas militares que la emperatriz dirigió a lo largo de su vida durante el gobierno de su marido el emperador, un hecho que se confirmó también gracias al descubrimiento de su tumba en 1976, en la que se hallaron numerosas armas incluidas grandes hachas de guerra, lo que demuestra su papel como general de los ejércitos.

¿Quizá cuando 徐渭/Xú Wèi escribió su obra "La Mujer Mulan" en el siglo XVI estaba en cierto modo intentando fundir en una misma narración la balada sobre la legendaria heroína 木兰/Mùlán con la historia real de la emperatriz guerrera 妇好/Fù Hǎo? Seguramente no, pero de cualquier modo, lo que la leyenda de Mulan y la historia de Fu Hao nos recuerda a nosotros, occidentales del siglo XXI, es que en una sociedad tan cerrada como era la antigua China de aquellos tiempos, donde la mujer era tradicionalmente tratada como un ser de categoría inferior, siempre lograron hallar un espacio en la Historia y en la Leyenda aquellas mujeres que demostraron un valor y un coraje fuera de lo normal, como también fue el caso de 郑氏/Zhèng Shì, la mujer pirata dueña del Mar de China, a quien también dedicamos un artículo hace tiempo... ]]>
Chinoesfera XianZai http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=224
Zheng Shi, la dueña del Mar de China http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=159 Sat, 06 Jul 2013 15:06:00 +0000 Fernando García-Quismondo 40.417 -3.702 Quizá muchos de nuestros seguidores ya hayan leído en alguna ocasión sobre los temibles piratas que asolaron el Mar de China en el pasado, y algunos incluso habrán visto la (horrible) película de Jackie Chan ambientada a principios del S.XIX en Hong Kong que trata sobre este tema. Sin embargo, hay un dato que no mucha gente conoce, y es que el pirata más terrible de los mares chinos a principios del siglo XIX fue... una mujer.

Su nombre aparece reflejado de varias maneras en los distintos libros y en la red, y lo más habitual es encontrarlo escrito como 郑氏/Zhèng Shì/ o bien 郑一嫂/Zhèng Yī Sǎo, ambos nombres en referencia a su matrimonio (y posterior viudez) del también famoso pirata 郑一/Zhèng Yī, aunque también es habitual encontrar una extraña occidentalización de su nombre como "Hsi Kai" o bien "Ching Shi". De hecho, algunos de nuestros seguidores que sean lectores asiduos de Jorge Luis Borges recordarán el cuento "La viuda Ching, pirata", una de las historias que forman parte de su libro "Historia universal de la infamia", en el que se recrea una versión ficticia de la vida de nuestra protagonista de hoy, Zheng Shi.

De origen humilde, Zheng Shi fue en su juventud prostituta en Cantón, donde fue hallada por el pirata 郑一/Zhèng Yī, quien se sintió irresistíblemente atraído no sólo por su belleza sino también por sus excelentes dotes negociadoras y organizativas, por lo que la convirtió en su concubina y posteriormente en su esposa entregándole como dote el 50% de los beneficios que se obtuvieran en sus incursiones piratas. Durante años este peculiar matrimonio asoló las costas de los mares de China y Vietnam hasta que en el año 1807 Zheng Yi falleció en una tormenta, lo que supuso que a partir de ese momento su viuda Zheng Shi se convirtiese en la dueña y señora de aquella flota pirata que habían formado entre ambos, una flota que rondaba ya por aquel entonces los 400 barcos.





Inteligente y manipuladora como decíamos, Zheng Shi sabía que tras la muerte de su marido su posición podía ponerse en entredicho por el hecho de ser mujer, por lo que poco después de enviudar, y junto a otros acuerdos, entabló una relación con el que había sido su hijo adoptivo y lugarteniente 张保仔/Zhāng Bǎozǎi, con quien finalmente se casó para afianzar su dominio sobre aquella flota que en el año 1810 ya contaba con cerca de 50.000 hombres y un millar de barcos, de los cuales 200 eran grandes juncos capaces de surcar el océano armados con 20 o 30 cañones (para hacernos una idea comparativa, la famosa "Armada Invencible" española constaba de unos 127 barcos en total con menos de 30.000 hombres)

Unido a ese incuestionable poder naval, el otro pilar que sostuvo la supremacía de Zheng Shi fue su estricto y temible código de principios, que establecía por ejemplo la muerte para quien desobedeciera órdenes, robase del botín común o saqueara una ciudad que había dado apoyo a la flota. Entre aquellas feroces normas tuvo hueco para recordar su condición femenina, ya que también condenaba a muerte a quien violase a las mujeres que habían sido hechas prisioneras, aunque... con la extraña condición de que si la relación sexual había sido consentida por la mujer ella también era condenada a morir arrojada por la borda.

Incapaz de frenar la devastación y el pillaje que Zheng Shi realizaba en toda población costera o fluvial por la que pasaba, y harto de ver cómo los barcos que enviaba para acabar con ella terminaban hundidos o apresados en sus manos, el gobierno chino decidió en el año 1810 aliarse con Inglaterra y Portugal para formar una flota que pusiera fin a las andanzas de nuestra protagonista. Sin embargo, conocedor de que no sería una labor sencilla, antes de lanzarse a la campaña el emperador decidió plantear una posible amnistía a los piratas apelando a la condición de mujer de Zheng Shi con una oferta en la que -según las fuentes- le decía "si hay algo de mujer en tu corazón, algún día querrás vivir en paz y tener hijos. ¿Podría ser ahora?".

Seguramente -y de ser verdad esta historia- Zheng Shi no tuvo demasiado en cuenta ese argumento, pero tanto ella como su esposo Zhang Baozai decidieron que sería preferible aprovechar la situación y retirarse de tan peligrosa vida, así que aceptaron aquella oferta de perdón, una oferta a la que se unieron miles de sus hombres. El perdón imperial permitió al esposo Zhang Baozai pasar el resto de su vida en una cómoda posición como oficial en la armada imperial luchando contra la piratería (¿quién mejor que él para hacerlo?), mientras que Zheng Shi pasó a regentar un burdel y una casa de apuestas en su ciudad de origen Cantón hasta su muerte en 1844, pudiendo disfrutar durante aquellos más de treinta años del inmenso botín que había acumulado en su época de piratería, una época dorada entre 1807 a 1810 en la que ella, una mujer, fue la dueña y señora de los mares de China. ]]>
Chinoesfera XianZai Chinoesfera XianZai http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=159
El País de la Seda http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=77 Sat, 23 Mar 2013 15:30:00 +0000 Fernando García-Quismondo 40.417 -3.702 Tanto Confucio como la tradición china cuentan que el descubrimiento de la seda (en chino 丝绸/sīchóu) fue objeto de la casualidad. De acuerdo a esas leyendas, allá por el siglo XXVII A.C. el capullo de un gusano de seda cayó dentro de la taza en la que tomaba té la joven esposa del legendario “Emperador Amarillo”, la emperatriz Lei Zu (en chino 嫘祖/LéiZǔ). Al intentar infructuosamente extraerlo de la taza la emperatriz tiró del hilo de seda y, viendo el material, consideró la posibilidad de confeccionar una tela con él. Como esa labor requería más de un capullo de seda, Lei Zu observó las características del animal que había creado aquella suave cápsula y ordenó a sus sirvientes que comenzaran a criarlos, cociendo posteriormente aquellos frágiles capullos para devanar el tenue hilo de seda y confeccionar así una brillante tela con ellos, naciendo de este modo la industria de la sericicultura (en chino 养蚕/yǎngcán).

Dejando de lado las leyendas, la evidencia histórica más antigua de la presencia de gusanos de seda fue hallada en los yacimientos de la cultura Yangshao en el condado de Xia (Shanxi), donde se halló un capullo de seda cortado por la mitad con un cuchillo que fue datado entre el año 4.000 y 3.000 antes de nuestra era. Aparte de este hallazgo (que tampoco demostraría nada, ya que un capullo cortado es inservible para extraer el hilo), se han encontrado restos de telares primitivos datados alrededor del 4.000 antes de nuestra era, y -lo más importante- retazos de auténtica tela de seda datados alrededor del 2.700, lo cual no está muy lejos de la fecha que marcaba la leyenda. ¿Casualidad? Nunca lo sabremos.

La realidad es que la producción de seda comenzó a tomar forma y tener una presencia habitual a lo largo de la dinastía Shang (siglos XVI al XI A.C.) y posteriormente en la época de la dinastía Han (hace unos dos mil años) la producción de seda ya estaba muy desarrollada en el país, aunque los lujosos tejidos confeccionados con ella estaban reservados sólo a las personas de más alto rango. Fue en esa época, entre el 138 A.C. y el 115 A.C. cuando por orden de su emperador el diplomático y explorador Zhang Qian (张骞/zhāngqiān) abrió por medio de tres expediciones hacia el oeste la que hoy conocemos como “Ruta de la Seda” (en chino 丝绸之路/sīchóuzhīlù), que comenzaba en Chang’an (el actual Xian), pasaba por Gansu y Xinjiang, y se adentraba en el Asia Central y Occidental hasta llegar a lo que hoy es Europa.

La compleja y apasionante historia posterior de la Ruta de la Seda escapa del alcance de este artículo, pero no podemos concluir sin destacar su importancia tanto para Oriente como Occidente, ya que supuso un impacto en la economía y el intercambio cultural entre China y el resto del mundo. Incluso la antigua Roma, la civilización a la que seguramente en Occidente debemos la mayor parte de lo que conforma nuestra herencia cultural, cayó fascinada ante el lujo de la seda, y ya en el siglo I d.C. Julio César asombraba al público asistente a una representación teatral cuando se presentó en el recinto vestido de seda, lo que provocó que la audiencia ignorara la obra y se centrase en aquellas lujosas prendas. De hecho, era tal la asociación del material con su origen que, tanto en la antigua Roma como en Grecia, se bautizó como “Sérica” al país de donde venía aquel valioso artículo; un nombre que significa, ni más ni menos, “El País de la Seda”. ]]>
Chinoesfera XianZai http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=77
El arte de la escritura: Los orígenes http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=74 Sat, 16 Mar 2013 15:30:00 +0000 Fernando García-Quismondo 40.417 -3.702 Cuenta la leyenda que existió un personaje hace aproximadamente 4.500 años llamado Cangjie (en chino 仓颉/cang1jie2) que no sólo fue el historiador oficial del legendario 黃帝/Huang2di4/"Emperador Amarillo" sino que también le corresponde el honor de haber inventado la escritura china por medio de caracteres.

La primera escritura china: Un origen más que legendario

El extraño individuo protagonista de nuestra historia (según la leyenda, Cangjie tenía cuatro ojos y cuatro pupilas) no sólo hizo llorar a dioses y espíritus en el momento de su invención haciendo que con ello lloviese mijo sobre la tierra (lo que no resulta tampoco casual, ya que el mijo es una planta de gran presencia en China desde el lejano neolítico), sino que hoy día sigue muy presente en nuestras vidas, ya que no sólo se bautizó con su nombre el "método cangjie" creado en 1976 para poder escribir en chino en la computadora como alternativa al conocido “pinyin”, sino que además recientemente se dio su nombre a una de las rocas de Marte exploradas por la sonda "Spirit".

Pero volviendo a nuestro tema principal, ¿cómo nació la escritura, y qué usaban los antiguos chinos antes de su invención? Comencemos dando respuesta a la segunda pregunta. De acuerdo a esta leyenda que estamos describiendo, en la época del legendario "Emperador Amarillo" el método empleado para llevar el registro de las cosas -como un antecedente de la escritura- eran, curiosamente, cuerdas anudadas. Y decimos "curiosamente" porque hubo otra antigua civilización que utilizó el mismo método, aunque ocurrió en una época muy posterior a la que estamos hablando: El imperio inca. Los antiguos incas también empleaban lo que en lengua quechua se denomina "khipu" (o "quipu" en español moderno), un sistema mnemotécnico basado como el chino en la realización de nudos sobre cuerdas de lana o algodón, y que según algunos estudiosos no sólo servía para llevar el registro contable de las cosas, sino que podía emplearse como un sistema de "escritura" más genérico y aplicable a otros conceptos.

De acuerdo a la leyenda, el Emperador Amarillo no estaba satisfecho con ese mecanismo tan "nudoso" de escritura, por lo que ordenó a Cangjie que inventase otro método más adecuado. Cangjie se fue a la orilla del río a meditar (o quizá a echar un sueño) sin encontrar solución a su problema, hasta que un fenghuang (凤凰/feng4huang2), el mitológico "fénix chino", dejó caer ante él un objeto, que resultó ser la huella de una criatura que Cangjie no podía identificar. Un cazador le ayudó en esa tarea, explicándole que se trataba de una huella del rarísimo "貔貅"/p2xiu1/Pixiu o "león alado", otra criatura mitológica (ya llevamos perdida la cuenta de cuántos seres legendarios aparecen en esta historia...). Esto hizo reflexionar a Cangjie, quien llegó a la conclusión de que si se pudiese representar a cada animal u objeto con alguna especie de "huella" identificativa única, un dibujo de sus características concretas, tendría resuelto el problema de establecer un sistema de escritura tal y como le había ordenado su emperador. De este modo, y tras trabajar duramente en la catalogación de todo lo que le rodeaba durante un tiempo, finalmente presentó a su señor un catálogo completo de "caracteres" que permitirían reemplazar a los nudos sobre las cuerdas, dando así lugar al nacimiento de la escritura china.

Ahora bien, ¿qué aspecto tenían esos caracteres? ¿eran como los que conocemos hoy día? No podemos conocer la respuesta real ya que, como dijimos, esta narración sobre el origen de la escritura es legendaria, aunque sí podemos tener un atisbo de aquel remoto pasado por medio de las primeras formas de escritura que se han hallado en yacimientos arqueológicos, y que dan nombre al estilo más antiguo de escritura china conocido: la escritura oracular.

De la leyenda a la realidad: la "Escritura Oracular" y la caligrafía "Zhuanshu"

Dejando de lado las leyendas, las primeras formas de escritura china empleando caracteres que se han encontrado se remontan a la época del 1200–1050 antes de nuestra era, a finales de la dinastía Shang, y consisten en caracteres grabados sobre caparazones de tortuga y huesos, utilizados con el fin de dejar registro de las preguntas planteadas al oráculo y sus respuestas. Debido a ello se denomina en chino a este tipo de escritura 甲骨文/jia3gu3wen2/"Escritura oracular" (literalmente: “escritura (en) caparazones y huesos”) o 金文/jin1wen2/"Escritura en bronce", nombre éste que se comenzó a emplear cuando posteriormente (sobre todo durante la dinastía Zhou) se reemplazó aquel soporte primigenio de huesos y caparazones por el bronce, un material mucho más resistente que aquellos. Todo esto no significa que se emplease únicamente estos materiales como soporte de la escritura, obviamente, tan solo que los restos hallados son los que han sobrevivido al paso del tiempo ya que es más dificil que aparezcan registros sobre materiales como el bambú o la madera, al ser estos más perecederos que el hueso o el metal.

Con el paso del tiempo, y antes de la unificación de China bajo el famoso emperador 秦始皇/Qin2Shi3Huang2/"Qin Shihuang" (246-214 a.C.), cada reino había consolidado estos antiguos estilos de escritura en lo que hoy denominamos "Escritura de Sello" o Zhuanshu (en chino 篆书/zhuan4shu1), aunque debido a la autonomía de aquellos estados feudales cada uno de esos estilos (denominados 大篆/da4zhuan4/"Gran Sello") tenían varias diferencias. Fue el primer ministro de este emperador Qin Shihuang, de nombre 李斯/Li3Si1/"Li Si", quien a instancias de su monarca llevó a cabo una unificación y estandarización de la escritura de todos los reinos, tarea necesaria no solo para facilitar la comunicación, el comercio, la recaudación de impuestos y el transporte, sino también para evitar la divergencia de ideas políticas, algo inaceptable bajo un reino unificado. Esta escritura de sello normalizada se denominó 小篆/xiao3zhuan4/"Pequeño Sello", en contraposición al "Gran Sello" de cada estado, y consistía en un corpus relativamente reducido de unos 3.300 caracteres que comenzó a propagarse oficialmente a finales del siglo III A.C. a lo largo de todo el imperio.

El tipo de "escritura de sello" Zhuanshu mantenía por lo general unas características comunes: una composición muy equilibrada y estructurada, de gran serenidad, con un formato algo más cuadriculado tras su unificación, en la que se emplean trazos siempre del mismo grosor, que pueden ser extremadamente rectos (en líneas horizontales o verticales) o suavemente curvados. Las características de este estilo de escritura son principalmente debidas al soporte sobre el que originariamente se tallaban los caracteres como ya indicamos al principio de nuestro artículo (huesos, conchas, sellos, etc.), materiales de gran dureza que obligaba al uso de punzones para registrar los caracteres, algo que obviamente impide cualquier tipo de matiz en el trazado como los que se podrán encontrar en estilos futuros de caligrafía debidos al uso de un pincel.

El nacimiento de una forma de escritura como fue la Zhuanshu dio lugar muy pronto a los primeros "diccionarios", siendo el primero de ellos el llamado 爾雅/er3ya3/"Guía de Lectura" escrito en el mismo siglo III A.C., aunque el más conocido es el 說文解字/shuo1wen2jie3zi4/"Shuowen", escrito a principios del siglo I de nuestra era por Xu Shen, y que contenía algo más de 9.000 caracteres.

La escritura Zhuanshu dio paso con el tiempo a otros diversos estilos de caligrafía de los que hablaremos en futuros artículos, evolucionando continuamente aquellos caracteres originales y dando como resultado que hoy en día la mayoría de los chinos sea incapaz de comprender un texto en el que se empleen aquellos caracteres arcaicos registrados sobre huesos y caparazones. Sin embargo, el estilo Zhuanshu no ha desaparecido del todo, ya que ha sobrevivido hasta hoy día y sigue presente en la elaboración de sellos (casi siempre en tinta roja) con los que los maestros de caligrafía suelen firmar sus obras. ]]>
Chinoesfera XianZai http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=74
El Dios chino de los Sueños: El Duque de Zhou http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=35 Thu, 11 Oct 2012 11:34:00 +0000 Fernando García-Quismondo 40.417 -3.702 ¿Qué significa soñar con una serpiente? ¿Y si ésta se encuentra enroscada? ¿Trae buena o mala suerte soñar que caemos en el vacío? Los antiguos chinos, al igual que hacemos nosotros hoy, se hacían estas y otras preguntas respecto a las extrañas fantasías que generalmente pueblan nuestros sueños.

En la antigua China alrededor del año 1000 AC vivió el Duque de Zhou (周公旦/zhou1gong1dan4), un político y consejero real altamente respetado por su benevolencia, virtud y honor cuyos logros le han hecho pasar a la historia como un ejemplo a seguir, siendo etiquetado por emperadores de épocas posteriores como "El Primer Sabio", o "el Rey de la Cultura Ejemplar". Sin embargo el título que más nos importa de cara al artículo de hoy es el que se le otorgó en la cultura popular como "Dios de los Sueños", un apelativo que el propio Confucio alentó desde sus Analectas, donde narraba cómo el Duque de Zhou se le aparecía en sueños para aconsejarle.

A mitad de camino entre la historia y la leyenda, se cuenta que el Duque de Zhou hizo la primera recopilación, catalogación e interpretación del mundo de los sueños. Algunas de las interpretaciones recogidas en ese libro pueden sonar a fantasiosas, y a menudo contrarias a la lógica, pero... ¿quién dijo que los sueños son algo lógico?

El Duque de Zhou recogía, por ejemplo, que soñar con un tigre o con una serpiente era una señal de que la buena suerte estaba en camino, salvo si la serpiente se encontraba enroscada sobre sí misma, en cuyo caso la familia del soñador iba a sufrir una época de mala suerte. Algunos otros ejemplos de las interpretaciones recogidas en el libro son:

- Soñar que uno mismo se queda ciego simboliza que no se debería confiar en nadie en los próximos días, ni siquiera en los amigos o parientes más cercanos.
- Soñar que se está cayendo en el vacío (un sueño muy común) simboliza que uno se siente inseguro y rechazado en la vida real y que se encontrará en breve en una encrucijada importante en la vida en la que se sentirá al borde de la desesperación. Más concretamente, si se sueña que se cae de una nube es que los hijos van a caer enfermos, y si se sueña que se cae de la cama son los negocios propios los que van a verse en graves problemas.
- Soñar que se es secuestrado significa por el contrario buena fortuna. Si son ladrones los que llevan a cabo el secuestro durante un robo indica un futuro éxito en la carrera profesional o la vida personal, pero si se sueña que uno intenta huir del secuestro, eso simboliza que se encontrará problemas inesperados en el futuro cercano.
- Soñar que se está perdido indica que uno se encuentra física y mentalmente desbordado bajo la presión y la toma de decisiones dificiles sobre las que no se tiene ninguna pista para decidir. Si además uno está perdido en medio de un bosque eso significa que no hay casi nadie en quien se pueda confiar para salir de esa situación
- Soñar que se está volando (otro sueño muy común) simboliza que uno tiene la autoconfianza y la oportunidad de ascender la escalera de una exitosa carrera profesional y alcanzar el cumplimiento pleno del potencial que uno encierra. Curiosamente si la persona que sueña es una mujer y hay un acompañante masculino desconocido en el vuelo, esto indicaría que esa mujer está buscando la riqueza y la fama aunque sea a expensas del verdadero amor (¿?), pero si el acompañante es el novio o esposo el sueño indica que ambos vivirán felices en adelante.


Sorprendente, ¿verdad? A nuestra moderna mente racional le cuesta asumir la realidad de estas interpretaciones, pero no deja de ser interesante que hace tres milenios la misma inquietud por descubrir el significado oculto tras las extrañas fantasías que pueblan nuestros sueños ya estaba presente en los antiguos chinos, sufridores como nosotros de las mismas miserias y triunfos en la vida, y tan soñadores como lo somos nosotros hoy.

Y es que, como muy bien glosó Calderón de La Barca: "¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños... sueños son".

Aunque quizá el Duque de Zhou no habría estado muy de acuerdo con la última frase de nuestro gran autor teatral, claro... ]]>
Chinoesfera XianZai http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=35