Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

ACTUALIDAD - GACETA XIANZAI


China y el tabaco


Por

Fernando García-Quismondo







Allá por el siglo XVII (en 1643 para ser exactos...) un erudito chino de nombre /Fāng Yǐzhì ya describió muy acertadamente que el fumar a la larga “ennegrece los pulmones” y en última instancia conduce a la muerte. Como resultado de esto, el entonces emperador /Chóngzhēn (el último de la dinastía Ming, que falleció trágicamente un año después aunque no por culpa del tabaco...), tomó medidas mucho más drásticas que las actuales para controlar el tabaquismo: prohibió terminantemente el cultivo y el consumo de la planta de tabaco, decretando que los que violasen aquella ley serían decapitados.

Esta rotunda postura anti-tabaco sostenida por el emperador Chongzhen fue algo que (afortunadamente para nuestras cabezas...) no se mantuvo con el paso de los siglos, como demuestra el hecho de que hoy en día un cartón de tabaco sea uno de los regalos más habituales en China, tanto en la festividad del Año Nuevo como en cualquier otra celebración, o también cuando se necesita hacer un obsequio en el ámbito profesional. De hecho, el precio y calidad del tabaco regalado dice mucho respecto al aprecio/respeto que siente la persona que lo regala hacia quien lo recibe.

Es evidente que los avances realizados en estos siglos en todo lo concerniente al cultivo, manipulación y elaboración del tabaco han sido espectaculares. Por el contrario, la preocupación por la salud de aquellos que lo consumen no ha evolucionado al mismo ritmo. Aunque ya no se decapite a los fumadores, los paquetes de tabaco chinos no cuentan con advertencias tan dramáticas como las que tienen esos mismos paquetes en otros países occidentales, donde vemos esas imágenes impactantes que reflejan el daño causado por el consumo del tabaco. En China solo se incluye una etiqueta de texto con una advertencia genérica.

El motivo no es otro que el incuestionable poder de la industria tabaquera sobre quienes establecen las leyes (algo que no es exclusivo de China, ya que los lobbies del tabaco están presentes en todo el mundo). Aunque el gobierno chino es quien controla la industria de la producción del tabaco, y es plenamente consciente del impacto de su consumo sobre la salud de los ciudadanos, por otro lado también se ve obligado a considerar la importancia económica de este sector. Por poner un ejemplo, en el sur del país la industria del tabaco de Yunnan es uno de los pilares fundamentales de la economía local, y eliminarla de golpe supondría un daño terrible e irreparable desde un punto de vista económico y social para toda la región. Además, también es importante tener en cuenta en esta ecuación que la industria del tabaco da trabajo a día de hoy a unos veinte millones de chinos.

Pero... ¿de qué volumen estamos hablando? ¿Cuánto se fuma en China? Aunque estemos acostumbrados a las grandes cifras que acompañan cualquier dato relacionado con aquel país sigue resultando asombroso saber que nada más y nada menos el 40% del total de cigarrillos a nivel mundial son fabricados y vendidos en China, lo que supone para la industria (e indirectamente para el gobierno que, como decíamos, posee y regula dicha industria) unos beneficios por venta e impuestos que supone anualmente entre el 7% y el 10% del total de beneficios fiscales en el país. Esta desorbitada cantidad sigue creciendo año tras año, lo cual no nos debe sorprender si tenemos en cuenta que en el país hay casi 350 millones de fumadores, un tercio del total mundial.

Pero... ¿significa eso que los chinos están abocados a sufrir lo que ya advirtió el erudito Fang Yizhi hace cuatrocientos años? Seguramente no. Aunque se vea obligada a considerar los aspectos económicos que giran alrededor de esta industria, también es cierto que China es desde Octubre de 2005 uno de los firmantes del tratado para el control del tabaco promovido por la Organización Mundial de la Salud, y los gobernantes chinos están realmente preocupados por la mortalidad causada por este terrible hábito, ya que cerca de un millón de chinos mueren cada año por enfermedades relacionadas con su consumo, y es una cifra que va en aumento...

Por todo ello desde hace algunos años se está intentando llevar a cabo (con mayor o menor éxito) una serie de campañas educativas y también se han promulgado un conjunto de leyes para encaminar al país hacia una reducción paulatina en el consumo del tabaco, restringiendo el poder fumar en medios de transporte, lugares públicos, escuelas y universidades, y controlando también la publicidad y exposición explícita del tabaco en TV, radio, periódicos y revistas.

Sin embargo, el hábito de fumar está muy arraigado en China, por lo que el gobierno ha comprendido que el cumplimiento de esta legislación no dará los resultados deseados si no viene acompañado por una serie de campañas para la concienciación respecto a los efectos del tabaco sobre la salud (dirigidas principalmente a los jóvenes) y, aunque se ha avanzado en ese sentido, aún queda muchísimo por hacer, como puede comprobar cualquier visitante que llega a China y se sorprende por la ingente cantidad de personas que fuma a todas horas y en todas partes. El tabaco no sólo es barato (aproximadamente la mitad de los fumadores gastan del orden de 5 yuanes -80 centavos de dólar, 60 céntimos de euro- en comprar un paquete de tabaco) sino que hasta cierto punto aún persisten en buena parte de la sociedad masculina, sobre todo en el entorno rural, las viejas concepciones respecto a la errónea “masculinidad” que concede el hecho de fumar (en esto los chinos tampoco se diferencian mucho respecto a los occidentales, ¿verdad?).

Como bien decía Lao Zi: “”/Qiānlǐ zhī xíng, shǐ yú zúxià/ que puele traducirse libremente como “Un camino de diez mil kilómetros comienza con un primer paso”. Aunque es cierto que China ha dado ya los primeros pasos en lo que que concierne a reducir el consumo del tabaco por parte de sus ciudadanos, aún le queda mucho camino por recorrer... esperemos que, por el bien de su salud, los pasos con los que recorran ese camino sean firmes y contínuos.

Caracteres en este artículo:
-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi