Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

HISTORIA - GACETA XIANZAI


El arte de la escritura: Los orígenes


Por

Fernando García-Quismondo







Cuenta la leyenda que existió un personaje hace aproximadamente 4.500 años llamado Cangjie (en chino /cang1jie2) que no sólo fue el historiador oficial del legendario /Huang2di4/"Emperador Amarillo" sino que también le corresponde el honor de haber inventado la escritura china por medio de caracteres.

La primera escritura china: Un origen más que legendario

El extraño individuo protagonista de nuestra historia (según la leyenda, Cangjie tenía cuatro ojos y cuatro pupilas) no sólo hizo llorar a dioses y espíritus en el momento de su invención haciendo que con ello lloviese mijo sobre la tierra (lo que no resulta tampoco casual, ya que el mijo es una planta de gran presencia en China desde el lejano neolítico), sino que hoy día sigue muy presente en nuestras vidas, ya que no sólo se bautizó con su nombre el "método cangjie" creado en 1976 para poder escribir en chino en la computadora como alternativa al conocido “pinyin”, sino que además recientemente se dio su nombre a una de las rocas de Marte exploradas por la sonda "Spirit".

Pero volviendo a nuestro tema principal, ¿cómo nació la escritura, y qué usaban los antiguos chinos antes de su invención? Comencemos dando respuesta a la segunda pregunta. De acuerdo a esta leyenda que estamos describiendo, en la época del legendario "Emperador Amarillo" el método empleado para llevar el registro de las cosas -como un antecedente de la escritura- eran, curiosamente, cuerdas anudadas. Y decimos "curiosamente" porque hubo otra antigua civilización que utilizó el mismo método, aunque ocurrió en una época muy posterior a la que estamos hablando: El imperio inca. Los antiguos incas también empleaban lo que en lengua quechua se denomina "khipu" (o "quipu" en español moderno), un sistema mnemotécnico basado como el chino en la realización de nudos sobre cuerdas de lana o algodón, y que según algunos estudiosos no sólo servía para llevar el registro contable de las cosas, sino que podía emplearse como un sistema de "escritura" más genérico y aplicable a otros conceptos.

De acuerdo a la leyenda, el Emperador Amarillo no estaba satisfecho con ese mecanismo tan "nudoso" de escritura, por lo que ordenó a Cangjie que inventase otro método más adecuado. Cangjie se fue a la orilla del río a meditar (o quizá a echar un sueño) sin encontrar solución a su problema, hasta que un fenghuang (/feng4huang2), el mitológico "fénix chino", dejó caer ante él un objeto, que resultó ser la huella de una criatura que Cangjie no podía identificar. Un cazador le ayudó en esa tarea, explicándole que se trataba de una huella del rarísimo ""/p2xiu1/Pixiu o "león alado", otra criatura mitológica (ya llevamos perdida la cuenta de cuántos seres legendarios aparecen en esta historia...). Esto hizo reflexionar a Cangjie, quien llegó a la conclusión de que si se pudiese representar a cada animal u objeto con alguna especie de "huella" identificativa única, un dibujo de sus características concretas, tendría resuelto el problema de establecer un sistema de escritura tal y como le había ordenado su emperador. De este modo, y tras trabajar duramente en la catalogación de todo lo que le rodeaba durante un tiempo, finalmente presentó a su señor un catálogo completo de "caracteres" que permitirían reemplazar a los nudos sobre las cuerdas, dando así lugar al nacimiento de la escritura china.

Ahora bien, ¿qué aspecto tenían esos caracteres? ¿eran como los que conocemos hoy día? No podemos conocer la respuesta real ya que, como dijimos, esta narración sobre el origen de la escritura es legendaria, aunque sí podemos tener un atisbo de aquel remoto pasado por medio de las primeras formas de escritura que se han hallado en yacimientos arqueológicos, y que dan nombre al estilo más antiguo de escritura china conocido: la escritura oracular.

De la leyenda a la realidad: la "Escritura Oracular" y la caligrafía "Zhuanshu"

Dejando de lado las leyendas, las primeras formas de escritura china empleando caracteres que se han encontrado se remontan a la época del 1200–1050 antes de nuestra era, a finales de la dinastía Shang, y consisten en caracteres grabados sobre caparazones de tortuga y huesos, utilizados con el fin de dejar registro de las preguntas planteadas al oráculo y sus respuestas. Debido a ello se denomina en chino a este tipo de escritura /jia3gu3wen2/"Escritura oracular" (literalmente: “escritura (en) caparazones y huesos”) o /jin1wen2/"Escritura en bronce", nombre éste que se comenzó a emplear cuando posteriormente (sobre todo durante la dinastía Zhou) se reemplazó aquel soporte primigenio de huesos y caparazones por el bronce, un material mucho más resistente que aquellos. Todo esto no significa que se emplease únicamente estos materiales como soporte de la escritura, obviamente, tan solo que los restos hallados son los que han sobrevivido al paso del tiempo ya que es más dificil que aparezcan registros sobre materiales como el bambú o la madera, al ser estos más perecederos que el hueso o el metal.

Con el paso del tiempo, y antes de la unificación de China bajo el famoso emperador /Qin2Shi3Huang2/"Qin Shihuang" (246-214 a.C.), cada reino había consolidado estos antiguos estilos de escritura en lo que hoy denominamos "Escritura de Sello" o Zhuanshu (en chino /zhuan4shu1), aunque debido a la autonomía de aquellos estados feudales cada uno de esos estilos (denominados /da4zhuan4/"Gran Sello") tenían varias diferencias. Fue el primer ministro de este emperador Qin Shihuang, de nombre /Li3Si1/"Li Si", quien a instancias de su monarca llevó a cabo una unificación y estandarización de la escritura de todos los reinos, tarea necesaria no solo para facilitar la comunicación, el comercio, la recaudación de impuestos y el transporte, sino también para evitar la divergencia de ideas políticas, algo inaceptable bajo un reino unificado. Esta escritura de sello normalizada se denominó /xiao3zhuan4/"Pequeño Sello", en contraposición al "Gran Sello" de cada estado, y consistía en un corpus relativamente reducido de unos 3.300 caracteres que comenzó a propagarse oficialmente a finales del siglo III A.C. a lo largo de todo el imperio.

El tipo de "escritura de sello" Zhuanshu mantenía por lo general unas características comunes: una composición muy equilibrada y estructurada, de gran serenidad, con un formato algo más cuadriculado tras su unificación, en la que se emplean trazos siempre del mismo grosor, que pueden ser extremadamente rectos (en líneas horizontales o verticales) o suavemente curvados. Las características de este estilo de escritura son principalmente debidas al soporte sobre el que originariamente se tallaban los caracteres como ya indicamos al principio de nuestro artículo (huesos, conchas, sellos, etc.), materiales de gran dureza que obligaba al uso de punzones para registrar los caracteres, algo que obviamente impide cualquier tipo de matiz en el trazado como los que se podrán encontrar en estilos futuros de caligrafía debidos al uso de un pincel.

El nacimiento de una forma de escritura como fue la Zhuanshu dio lugar muy pronto a los primeros "diccionarios", siendo el primero de ellos el llamado /er3ya3/"Guía de Lectura" escrito en el mismo siglo III A.C., aunque el más conocido es el /shuo1wen2jie3zi4/"Shuowen", escrito a principios del siglo I de nuestra era por Xu Shen, y que contenía algo más de 9.000 caracteres.

La escritura Zhuanshu dio paso con el tiempo a otros diversos estilos de caligrafía de los que hablaremos en futuros artículos, evolucionando continuamente aquellos caracteres originales y dando como resultado que hoy en día la mayoría de los chinos sea incapaz de comprender un texto en el que se empleen aquellos caracteres arcaicos registrados sobre huesos y caparazones. Sin embargo, el estilo Zhuanshu no ha desaparecido del todo, ya que ha sobrevivido hasta hoy día y sigue presente en la elaboración de sellos (casi siempre en tinta roja) con los que los maestros de caligrafía suelen firmar sus obras.

Caracteres en este artículo:
-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi