Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015
Audio

ACTUALIDAD - GACETA XIANZAI


Alerta en China: La escritura en peligro


Por

Fernando García-Quismondo







Hoy comenzamos nuestro artículo con una pequeña adivinanza-broma: ¿En qué se parecen un arqueólogo y un estudiante de chino? La respuesta es obvia: en que gran parte del tiempo han de emplearlo en interpretar complejos símbolos que, sorprendentemente, resultan ser uno de los elementos que caracterizan a los seres humanos como entes civilizados: la ESCRITURA.

A lo largo de la historia han existido diversos sistemas de escritura pictográficos como los jeroglíficos egipcios o mayas, o derivados de pictogramas como la escritura cuneiforme sumeria y babilónica. Sin embargo, la mayoría de los sistemas de escritura que se emplean actualmente, y aunque pueda sorprendernos debido a sus grandes diferencias en su forma moderna, proceden en su origen del alfabeto fenicio, que no era "pictográfico" como los jeroglíficos egipcios (donde cada imagen corresponde a un concepto), sino "consonántico" (donde una imagen corresponde a un sonido). De aquel antiquísimo alfabeto fenicio derivaron a lo largo de los siglos y milenios distintas formas de escritura que se expandieron desde el oriente medio hacia el resto del mundo dando lugar al alfabeto arameo (que evolucionó de manera divergente convirtiéndose en alfabetos tan dispares hoy como el devanagari hindi, el hebreo o el árabe), o al griego a partir del cual se desarrolló nuestro actual alfabeto latino y sus variantes.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, decíamos "la mayoría de los sistemas de escritura actuales" porque aunque casi todos los sistemas pictográficos desaparecieron arrastrados por los avatares de la historia (como pasó con los jeroglíficos egipcios y mayas, o la escritura cuneiforme) todavía en la actualidad queda algún idioma que sigue empleando un sistema de escritura basado en "logogramas", imagenes que representan por sí solas una palabra o un morfema, y (como no podía ser de otra manera) en este artículo nos estamos refiriendo a su principal exponente: el chino.

El idioma chino, hablado por casi 1.400 millones de personas (contando a los que lo seguimos estudiando...), y a pesar de que ha sufrido a lo largo de su historia numerosos cambios evolutivos, sigue hoy plenamente vivo y de actualidad, como demuestra el hecho de que estemos ahora mismo leyendo estas líneas. Sin embargo, la presencia de la tecnología a lo largo de los últimos dos siglos, y especialmente de las últimas décadas, ha supuesto un alejamiento de las personas respecto a la escritura a mano, y por desgracia cada vez son más los propios chinos que, a pesar de contar con un nivel cultural suficiente y no tener ningún problema en leer los caracteres o escribirlos empleando algún medio digital, encuentran dificultades enormes a la hora de escribirlos A MANO.

Como recordarán nuestros seguidores, hace tiempo publicamos otro artículo Xianzai donde hablábamos de los medios de escritura mecánica y electrónica que han permitido desde hace décadas a los propios chinos y a los estudiantes del idioma poder escribir sobre los teclados de sus computadoras sin necesidad de escribir a mano, facilitando así la comunicación global a nivel mundial y la supervivencia del idioma en su forma escrita. Pero este abandono paulatino de la escritura manual no sólo afecta al ámbito de las comunicaciones o de los negocios, sino también al ámbito estudiantil. Hoy día son muchos los profesores universitarios chinos que imparten sus clases por medio de presentaciones (Powerpoint, Keynote o similares), y los propios estudiantes toman notas con la ayuda de computadores, lo que les permite luego intercambiar apuntes, imprimirlos o enviar los trabajos en formato electrónico. Si a esto añadimos que la comunicación entre los propios jovenes fuera del ámbito educativo también se basa contínuamente en la tecnología como los mensajes de texto a través del teléfono, los correos electrónicos o las propias llamadas telefónicas, no es de extrañar que a la hora de tomar un lápiz o pluma y empezar a escribir a mano se encuentren a veces en graves apuros.

Son varios los profesores de la prestigiosa Universidad de Beijing que han dado la voz de alerta acerca de los peligros que conlleva este abandono de la escritura manual. Según explican, los hanzi (caracteres chinos) no dejan de ser un ejemplo del mayor "arte de la abstracción" que ha dado la humanidad, y son un símbolo de la civilización china que por sí mismos representan su cultura y estética, avaladas por siglos de tradición e historia del país. En pocas palabras, los hanzi chinos son un tesoro cultural de toda la nación y una expresión concentrada de su propia cultura que deberían ser fuertemente protegidos.

A pesar de que esta alarma sigue en pie y es cada vez más habitual encontrar que en las escuelas primarias y secundarias se pase por alto una capacitación suficiente en el aprendizaje de la escritura manual, algunos expertos también alzan su voz para recordar que, ya sea usando punzones sobre huesos, pincel y tinta sobre papel de arroz, lapiceros sobre un papel moderno o un teclado de computadora, al final el resultado siguen siendo caracteres hanzi, y el hecho de que a través de los siglos haya cambiado constantemente el mecanismo de escritura no ha puesto en peligro la existencia del idioma.

Frente a esta postura optimista otros especialistas como Peng Zerun, director ejecutivo de la Sociedad de Modernización del Idioma Chino, abogan por reintroducir seriamente la enseñanza de la escritura manual no sólo en las escuelas para los más pequeños sino también en la vida cotidiana de los más adultos, aconsejando que en cualquier examen, bien sea del ámbito escolar, universitario, o incluso en las pruebas para la contratación de empleados en cualquier empresa o institución, se añada obligatoriamente el requisito de llevar a cabo una prueba de escritura MANUAL.

¿Quién tiene más razón en su postura? ¿Los optimistas que no ven peligro en la paulatina desaparición de la escritura a mano o los que reclaman su reintroducción a todos los niveles? Es dificil dar una respuesta única, ya que toda opinión es matizable. Nosotros, a través de nuestro método Chinoesfera para el aprendizaje del idioma (disponible en los cursos que se encuentran en nuestro portal), siempre hemos insistido en la importancia de aprender el fascinante idioma chino en toda su amplitud, incluyendo la correcta lectura y escritura de los caracteres hanzi. Frente a otros métodos que se basan exclusivamente en el uso del pinyin, y que defienden que lo único importante es entender y hablar bien, nosotros pensamos que, a la larga, esto sólo conduce a una situación de "analfabetismo", ya que para desenvolverse adecuadamente en cualquier idioma (no sólo el chino), no basta con saber "hablarlo y entenderlo" sino que también es necesario saber leerlo y escribirlo adecuadamente. Aunque el estudiante chinoesfero puede aprender los caracteres chinos empleando reglas mnemotécnicas, está demostrado por nuestros profesores que el estudio a través de la escritura manual, siguiendo el correcto orden de los trazos, ayuda extraordinariamente a memorizar mucho mejor y más rápidamente cada uno de los caracteres, aunque luego a la hora de aplicar ese conocimiento en la escritura diaria se emplee generalmente un teclado de computadora y un IME (Input Method Editor) que convierta el pinyin tecleado en los adecuados hanzi sobre la pantalla.

Pero poniendo punto final a nuestro artículo (por el momento, ya que aguardamos vuestros comentarios), no podemos dejar pasar de largo la oportunidad de recordar que, ya sea empleando computadoras o lápiz y papel para escribirlos, el corazón del idioma chino sigue latiendo detrás de esos a la vez hermosos y complejos trazos que constituyen la esencia del idioma y la tradición china: los hanzi. Olvidarlos o ignorarlos es imperdonable, porque aparte de su utilidad práctica como ya explicábamos, su belleza intrínseca sigue hoy día fascinando como lleva haciendo miles de años a todos aquellos que en algún momento nos hemos sentido atraídos por esta milenaria cultura que es la china y, como cualquier estudiante de chino puede atestiguar, aprender a escribir el idioma es muy, muy divertido.


Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi