Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

CULTURA - GACETA XIANZAI


De Shanxi al mundo: historia de una emigración


Por

Fernando Garcia-Quismondo







En la provincia china de Shanxi se encuentra el distrito de Hongtong, que de acuerdo a una tradición es la cuna de gran parte de la población china mundial que procedería, en última instancia, de emigrantes de aquella región.

La base histórica que da lugar a esta tradición legendaria tuvo lugar al inicio de la dinastía Ming y, al revés que ocurre con tantas otras historias antiguas, en este caso el motivo que empujó a la emigración no fue la guerra o el hambre, sino la paz. Shanxi era una de las pocas regiones que no se había visto afectada por las guerras y los desastres naturales que habían diezmado severamente a la población en las llanuras centrales del país a finales de la dinastía Yuan por lo que, para repoblar aquellas zonas, el emperador Hongwu de la nueva dinastía Ming dio orden de que la población de la provincia de Shanxi emigrase de manera forzosa al resto del país.



La tradición narra que todos los habitantes que fueron forzados a llevar a cabo aquella emigración se situaron al norte de Hongtong bajo un gran árbol que había sido marcado como punto de partida para la gran marcha, un árbol tan grande que hacían falta ocho personas para poder rodear completamente el tronco con sus brazos. Aunque aquel árbol no existe en la actualidad (se dice que desapareció en una inundación hace siglos) un nuevo árbol marca hoy día el punto donde supuestamente se hallaba aquel, en medio de una zona transformada en un destino turístico donde existe un “museo” compuesto de casas acondicionadas de acuerdo al estilo existente durante las dinastías Yuan y Ming, y al que acuden más de 200.000 visitantes cada año en busca de sus raíces familiares.



Y es que, según la antigua filosofía china, la tierra donde uno nació y sus habitantes son como las raíces y las hojas de un árbol, el origen y punto final de la vida. Aquellos que salen de su tierra natal tarde o temprano retornan a ella de acuerdo al dicho clásico /luo4ye4gui1gen1/“las hojas caídas retornan a la raíz”. Además aunque las circunstancias no hagan posible el retorno a esa tierra natal el peso de la tradición hace que aquellas raíces no se olviden jamás. En el caso de los emigrantes forzosos de Shanxi, y aunque con el paso del tiempo se fue atenuando la añoranza de la tierra natal, ese sentimiento nunca desapareció del todo haciendo que esa profunda emoción ante el recuerdo de los orígenes se mantuviese presente durante los más de 600 años transcurridos desde aquellos tiempos en una frase que sintetizó aquella nostalgia para gran parte de los chinos del país y de ultramar: “Si me preguntas de dónde vienen mis antepasados responderé que del árbol de la gran pagoda del distrito shanxinés de Hongtong”.



El alcance de aquel desplazamiento masivo de población fue bastante amplio. Los documentos históricos atestiguan que durante la dinastía Ming se llevaron a cabo 18 de estas emigraciones forzosas, desde la primera ordenada en 1373 por el emperador Hongwu hasta la última en 1417 bajo el gobierno del emperador Yongle, y en cada una de ellas se obligó a decenas de miles de familias campesinas a trasladarse y asentarse en cerca de 2.000 ciudades en 30 provincias diferentes. Esta diáspora fue la causante de que según pasasen los años las futuras generaciones descendientes de aquellos primeros grupos de desplazados terminasen también extendiéndose de manera progresiva por el resto del mundo, llegando hoy día a más de 100 países, lo que ha propiciado esa visión de Shanxi como la “cuna” de gran parte de la población china existente en el mundo.

Pero... ¿Cómo es posible determinar el alcance de esa extensa distribución? Aunque suena a algo increíble, la tradición dice que todos los descendientes de aquellas 18 migraciones todavía mantienen en muchos casos un rasgo característico: una uña del pie en forma de pétalo. Esta peculiaridad está causada realmente por una enfermedad hereditaria cuyo nombre médico es “koilonychia”, y ciertamente existen estudios científicos acerca de la abrumadora presencia de esta característica en la región de Shanxi donde de hecho casi un 80% de la población en la región de Hongtong la posee (de acuerdo a un estudio médico de 2005). Sin embargo, la leyenda ha querido transformar esa característica en el resultado de un corte que se obligaba a llevar a cabo en el meñique del pie de cada uno de aquellos emigrantes con el fin de dejar así una clara marca delatora en caso de que alguno de ellos intentase huir de vuelta a casa (no olvidemos que la “emigración” era forzada)

Para terminar, no queremos concluir el artículo de hoy sin hacer referencia a una última curiosidad que tiene también su origen en la trágica historia de aquellos forzados emigrantes de Shanxi. Según la tradición, la expresión en chino /jie3shou3/ que significa “aliviarse” (en el sentido de usar el WC para llevar a cabo las necesidades fisiológicas) tiene su origen en el hecho de que para evitar fugas aquellos infelices desplazados llevaban sus manos atadas a la espalda mientras eran obligados a marchar. Como sólo se les desataban las manos cuando necesitaban llevar a cabo sus necesidades, la expresión /jie3shou3, que significa literalmente “desatar las manos” se habría acabado convirtiendo en todas aquellas provincias a las que llegaron aquellos emigrantes procedentes de Shanxi en un símil de la expresión “ir al baño”, y de allí se extendió al resto del país.

¿Cuánto hay en todas estas historias de realidad y cuánto de leyenda? Es dificil decirlo. Que cada cual saque sus propias conclusiones...

Caracteres en este artículo:
-

-

-

-

-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi