Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

CULTURA - GACETA XIANZAI


Kowloon: La ciudad más poblada del planeta


Por

Fernando Garcia-Quismondo







Cuando en 1898 se firmó el convenio para la anexión de Nuevos Territorios entre China y Gran Bretaña hubo un pequeño reducto que quedó fuera del alcance de aquel tratado: un minúsculo recinto amurallado ubicado en el corazón de la ciudad de Hong Kong de poco más de 100 metros por 200 metros llamado /Jiu3long2cheng2zhai4/Ciudad amurallada de “los nueve dragones”, en el que China había destacado un pequeño contingente de 700 hombres con el objetivo de supervisar la actividad en la zona tras la firma entre ambos países del tratado de Nankín en 1842.

Aunque en 1899, tan sólo un año después, Gran Bretaña desmanteló unilateralmente aquella pequeña fortaleza militar, el territorio siguió quedando en una especie de limbo legal siendo aún territorio de China, y gradualmente comenzó a poblarse de inmigrantes chinos que escapaban de los turbulentos acontecimientos que caracterizaron el inicio del siglo XX en la región, desde el fin de la dinastía Qing en 1911 y el establecimiento de la República de China en 1912 hasta la II Guerra Mundial, durante la cual las tropas japonesas invasoras demolieron parte de las murallas de Kowloon para construir un aeropuerto cercano con sus materiales.

Pasada la guerra y sobre todo a partir de 1949, año de la fundación de la República Popular China, la antaño ciudad amurallada de Kowloon comenzó a recibir un número cada vez mayor de refugiados e inmigrantes ilegales, lo que trajo consigo un aumento desproporcionado no sólo de su población, sino de las actividades delictivas que ya existían en la ciudad, que gradualmente se había ido convirtiendo en un punto "caliente" dedicado a cubrir la demanda procedente de la propia ciudad de Hong Kong.

El tráfico de opio y alcohol, los casinos ilegales y la prostitución constituían el foco de aquella actividad "comercial" pero, curiosamente, la siempre feroz ley de la oferta y la demanda había hecho que Kowloon fuese también famosa en Hong Kong por la gran cantidad de dentistas que allí trabajaban (en condiciones bastante antihigiénicas y en casi todos los casos sin titulación alguna, todo hay que decirlo) ya que los precios que ofrecían aquellos "profesionales" eran mucho más asequibles que los de sus equivalentes en la ciudad.

Con todo ello, el peculiar ecosistema que formaba Kowloon se hallaba obviamente plagado por las terribles mafias que siempre se encuentran asociadas a toda actividad ilegal. Sin embargo, y a pesar de la presencia del crimen organizado, también está documentado que Kowloon era un lugar en el que susbsistía una especia de "anarquía comunal", donde la mayoría de la población, que vivía fuera del ámbito delictivo, era capaz de organizar una existencia plenamente pacífica sin policía, sin autoridad y sin ley escrita, aunque a veces se produjeran asesinatos (como el que hubo en 1959 que llegó a crear un conflicto diplomático entre Gran Bretaña y China), y se llevasen a cabo numerosas redadas como las de comienzos de los 70 en los que la policía británica de Hong Kong intentó limpiar de delincuencia aquel minúsculo lugar.




A pesar de aquellos delitos y de la insalubridad y corrupción que formaban el inframundo que era Kowloon el número de habitantes fue aumentando día a día, mes a mes, año a año, situándose al final de la década de los años 70 en aproximadamente 30.000 habitantes. Este exceso de población en un espacio tan reducido había supuesto una y otra vez la construcción de nuevas viviendas encima de las azoteas de las ya existentes, aunque siempre con la restricción de no sobrepasar las 14 alturas para no entorpecer el tráfico aéreo. Tenemos que hacernos a la idea de que aquel "desarrollo urbanístico" fue realizado por los propios habitantes de Kowloon, sin la intervención de arquitectos o ingenieros, lo que hizo que gradualmente los edificios fueran agolpándose literalmente, apoyandose a menudo las paredes de los pisos superiores en las del edificio colindante mientras en la parte inferior la "calle" quedaba reducida a un estrecho pasaje de un metro de anchura sin apenas luz y por el que difícilmente se podía pasar. Esto hizo que Kowloon fuera también conocida como "Ciudad de la Oscuridad", ya que sólo los habitantes de pisos superiores y azoteas podían llegar a tener un mínimo de luz natural, mientras que el resto debían vivir permanentemente iluminados por luz artificial fluorescente. De aquel caos sólo se salvaba un pequeño reducto, el templo de Tin Hau construído en 1951 situado en el centro de la ciudad, aunque también él fue perdiendo gradualmente la luz según iban creciendo edificios a su alrededor, hasta el punto de que tuvieron que poner una rejilla para impedir que cayera basura sobre el mismo.




Este caótico desorden urbanístico siguió sin frenar el crecimiento de Kowloon. En los 80 ya eran casi 35.000 los habitantes que se hacinaban en aquella miniciudad, y aunque a mediados de aquella década se llegó finalmente a un acuerdo entre las autoridades chinas y británicas para demoler aquel insostenible recinto, para cuando comenzaron las tareas de desalojo en 1991 ya vivían (o sería mejor decir "malvivían") en Kowloon unas 50.000 personas, una cifra que dividida por la extensión del territorio (0,026km²), da como resultado una densidad de población de algo más de 1.900.000 habitantes por km², la mayor que ha habido jamás en el planeta. Sí, estamos hablando de casi dos millones de personas por km²...

A pesar de ello, del hacinamiento, de la corrupción, de las actividades ilegales, como ya comentamos antes existía un nutrido grupo de voluntarios civiles que en aquel recinto (donde la policía de Hong Kong raramente se atrevía a entrar) procuraban mantener la paz y ejercer funciones de vigilancia. Intentar imaginar cómo pudieron conseguirlo, cómo lograron que en aquel entorno caótico, insalubre e inhumano se pudiese vivir en una relativa paz y armonía es algo que escapa a nuestra mente racional y nos hace darnos cuenta que tras aquel pandemonium que era Kowloon la naturaleza humana aún era capaz de dar lo mejor de sí misma.




Tras su completa demolición en 1993, sobre aquel terreno donde se levantaba la ciudad amurallada se construyó en 1994 un parque de estética tradicional china, con jardines, fuentes y lagos inspirados en el arte de la dinastía Qing y sin más construcción que una clásica pagoda dentro de su perímetro. Un enclave sencillo, luminoso y abierto que hace que a cualquiera que lo recorre hoy le cueste imaginar cómo pudo ser la antigua Ciudad amurallada de Kowloon, la Ciudad de la Oscuridad, la Ciudad del Caos...

Caracteres en este artículo:
-

-

-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi