img


  Aviso: Artículo nuevo: La leyenda (y la historia) de Mulan — 19 de Agosto de 2014 || Artículo nuevo: Razas de perro originarias de China — 11 de Agosto de 2014

CULTURA - GACETA XIANZAI


¿Colón, Magallanes, da Gama? No, es Zhenghe


Por

Fernando García-Quismondo







En 1405, casi un siglo antes de que Cristobal Colón pusiera rumbo hacia un "nuevo mundo" con una tripulación de 90 hombres a bordo de tres pequeñas naves de menos de 30 metros de eslora, una enorme expedición china formada por 300 grandes naves de hasta 120 metros de eslora y con casi 30.000 hombres a bordo partía de Suzhou al mando del almirante y explorador /Zheng4He2.

El emperador /Yong3Le4 (conocido entre otras cosas por ser quien trasladó la capital del reino a Beijing en 1420) había otorgado a su consejero Zhenghe potestad para llevar a cabo una serie de expediciones que no tenían inicialmente como objetivo abrir nuevas rutas de exploración ya que de hecho su primer viaje recorrió el sudeste asiático llegando a la India (ruta ya conocida por los comerciantes chinos de la época), aunque posteriormente ese recorrido se amplió en los viajes posteriores alcanzando Oriente Medio y la costa africana llegando hasta las costas de Mozambique, un territorio casi inexplorado hasta la época para los chinos.

Aquel plan de expediciones que Yongle encargó a Zhenghe no se basaba sólo en la importancia comercial de las mismas sino también en que suponían una clara demostración de poder y fuerza por medio de la presencia desde el mar de China a las costas africanas de aquella enorme flota cuyas dimensiones deja a la altura de "pequeñas excursiones" nuestras conocidas expediciones de Vasco da Gama en 1498 (formada por 4 embarcaciones con unos 160 hombres), Fernando de Magallanes en 1521 (formada por 5 embarcaciones con 265 hombres) o la que ya mencionábamos al principio del propio Cristóbal Colón en 1492. De hecho, como “una imagen vale más que mil palabras” la ilustración de nuestro artículo de hoy muestra comparativamente el tamaño de la nao de Colón "Santa María" y una "Nave del Tesoro" de la flota de Zhenghe.

Semejante despliegue de recursos indica claramente que, junto a la necesaria pericia navegante para surcar el océano, las expediciones que formó Zhenghe también tuvieron que enfrentarse a una minuciosa y precisa organización, tanto en lo que concierne a la propia construcción de los grandes barcos como al reclutamiento y formación de los tripulantes, la gestión de la logística necesaria durante la travesía y el necesario aprovisionamiento de mercancías destinadas al comercio con los pueblos con los que se contactaba. Todo ello requiere un nivel de gestión, organización y planificación equiparable a la que supone hoy día dentro de un programa espacial el lanzamiento de un satélite. Cualquier error podía suponer una catástrofe en alta mar.

En estos últimos años se están investigando distintos hallazgos acerca de los destinos alcanzados durante aquellas expediciones y, como anécdota, cabe destacar que según algún estudioso (no muy apoyado por el resto de la comunidad científica, todo hay que decirlo) podría ser que alguna de aquellas expediciones chinas llegase incluso al continente americano en 1421, ¡setenta años antes que Colón!. Aunque esto no deja de ser una teoría sin pruebas concluyentes lo que sí está claro es que, una vez más, nuestra visión "occidental" aún sigue siendo en buena medida bastante desconocedora de lo que suponía la potencia comercial y naval de que disponían los chinos de la época.

Sin embargo, en el caso de la gesta que nos ocupa hoy ese desconocimiento no es sólo culpa de nuestra "ceguera occidental" habitual. Los viajes de Zhenghe también fueron relegados al olvido durante el propio reino de la dinastía Ming y épocas posteriores, y de hecho tras su último viaje todos los barcos fueron quemados y se hizo un gran esfuerzo para intentar borrar sistemáticamente todo rastro de las expediciones llevadas a cabo.

Los motivos fueron puramente políticos, y derivados de la lucha de poder que se mantuvo dentro de la corte a lo largo de toda la dinastía Ming entre los consejeros eunucos (Zhenghe era uno de ellos) partidarios de la expansión comercial, y la burocracia civil seguidora de las doctrinas mucho más aislacionistas de Confucio. La batalla como vemos fue ganada por los segundos, lo que supuso un gradual aislamiento de China que duraría siglos, pero en lo que concierne a eliminar el recuerdo de las expediciones de Zhenghe como acabamos de comprobar la verdad casi siempre acaba encontrando su camino a lo largo de la Historia, y las hazañas de aquellos viajes son de nuevo investigadas hoy día, permitiéndonos así descubrir las maravillas de aquella formidable expedición que demostró la gloria y el poder de la dinastía Ming por todo el océano Indico y el mar de China.

Caracteres en este artículo:
-

-

-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi