Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

CURIOSIDADES - GACETA XIANZAI


El secreto de la longevidad


Por

Fernando García-Quismondo







De acuerdo a las Naciones Unidas se define como "pueblo de la longevidad" aquella población donde hay más de 75 centenarios (personas con 100 años de edad o más) por cada millón de habitantes, una definición que ha supuesto que China cuente con dos de esos principales "pueblos de la longevidad" a nivel mundial: Bama (en la región de Guanxi) y Hetian (en la región de Xinjiang), ambos oficialmente reconocidos por la INMS (International Natural Medicine Society).

El primero de ellos, la montañosa localidad de Bama (en chino /Bāmǎ), habitado mayoritariamente por individuos de la etnia Yao, es quizá la población más conocida de las dos, y pueden encontrarse referencias a la extraordinaria longevidad de sus habitantes ya en diversos escritos a finales de la dinastía Qing, aunque el primer estudio formal fue llevado a cabo por un equipo de la Academia Médica de Wuhan en 1961, un estudio que fue extendido y confirmado en 1979 por otro equipo multidisciplinar que concluyó con el nombramiento formal de Bama como "el condado de la longevidad".

Desde entonces han sido varios los equipos científicos que han analizado y divulgado sus estudios sobre la región y la longevidad de sus habitantes tanto en foros científicos como a través de múltiples agencias de noticias nacionales e internacionales hasta llegar a nuestros días, en los que Bama cuenta con unos 200.000 habitantes entre los cuales hay aproximadamente 80 personas que tienen más de cien años y varios centenares con más de 90 años que, a pesar de tan avanzada edad, siguen estando tremendamente activos tanto física como mentalmente.

Pero, llegado este punto, seguramente nuestros seguidores estén deseando saber ya cuál es el secreto de los habitantes de Bama para alcanzar tan avanzada edad y en tan excelente estado. ¿Podemos disfrutar también nosotros del secreto de esa vigorosa longevidad que tienen ellos?

Ateniéndonos en primer lugar a los factores externos, en el caso de Bama existen varios que muy posiblemente influyan de manera positiva en la saludable longevidad de sus habitantes, aunque también es necesario dejar claro que no se han constatado científicamente algunos de ellos. Por ejemplo, la presencia de suaves temperaturas y una gran cantidad de cálida luz solar durante buena parte del año aporta una serie de claros beneficios (no en vano hay un dicho chino que establece que "un baño de luz solar de una hora al día equivale a ingerir dos huevos"); el saludable aire de Bama cuenta con una alta concentración en iones negativos de oxígeno; su agua es muy rica en minerales y oligoelementos pero baja en pH (entre 8.3 y 8.5), etc.



Sin embargo, los expertos en longevidad en general siempre han asociado la misma a factores más próximos a los individuos que a los factores externos del entorno que les rodea, estableciendo principalmente como factor prioritario la dieta alimenticia, para lo cual establecen una serie de principios como son: comer verdura como dieta principal (aunque equilibrando siempre su consumo con el de la carne); mantener dentro de niveles razonables el contenido de calorías y proteinas en la comida, ingerir poca sal y grasas (aunque, nuevamente, manteniendo un equilibrio necesario en la estructura corporal) y, por último, tomar las necesarias sales minerales, equilibrando también la proporción entre comidas ácidas y alcalinas.

¿Se cumplen estos principios generales marcados por los expertos dietistas en el caso de los habitantes de Bama? La realidad es que sí, todos los ancianos de aquella población reconocen haber tenido a lo largo de su vida una alimentación mucho más moderada, rica en verduras o frutas y con menos proteinas o carbohidratos que los que estamos acostumbrados a ingerir en occidente. Pero junto a estos factores alimenticios muchos estudiosos como el Dr. Yang Ze, director del instituto geriátrico del hospital de Pekín que ha analizado la longevidad de la población de Bama desde los años 90, incluyen otros importantes factores que se pueden resumir en los siguientes principios:
- Tratar bien a las personas (tanto a los demás como a uno mismo), siendo tolerante y optimista. Amar la vida, a la familia y a todos los que nos rodean, con una mente abierta y receptiva a los demás. Los tranquilos, amables y sonrientes ancianos de Bama se reconocen poco competitivos, felices de estar rodeados de sus familiares y de disfrutar las pequeñas cosas de la vida.
- Hacer más ejercicio y mantenerse activo. Casi todos los centenarios de Bama se valen por sí mismos: salen a labrar al campo y las montañas hasta una avanzada edad, cocinan para sí mismos, etc.
- En el caso de las mujeres, postergar la maternidad. Estadísticamente las mujeres de Bama han tenido siempre los hijos bastante tarde: dan a luz a su primera descendencia alrededor de los 27 años, y el último hijo lo tienen alrededor de los 42 o 43 años.


Aunque si cedemos la palabra a los protagonistas de nuestra historia, los centenarios habitantes de Bama, veremos que no es necesario acudir a prestigiosos y eruditos estudios científicos para constatar la realidad respecto a esa prodigiosa vitalidad de estos "jovenes-ancianos". Risueños, abiertos, charlatanes y vivaces, todos ellos están siempre dispuestos a compartir con los visitantes su "particular" secreto de la longevidad: unos nos dirán con brillantes ojos que el secreto está en ser una buena persona y tener buen corazón, otros nos dirán que el secreto está en trabajar y caminar un poco todos los días, otros que el secreto está en tener pocas necesidades, etc.



Pero... lamentablemente, esta presencia de visitantes y turistas es la que, quizá, ha marcado el principio del fin para ese estilo de vida y esas condiciones tan propicias a la longevidad en Bama. Desde que se "rebautizó" a la población como "El Pueblo de la Longevidad" y debido a las numerosas campañas publicitarias posteriores, la presencia de un volumen cada vez mayor de visitantes deseosos de encontrar el secreto de esta "eterna juventud" de sus pobladores ha trastocado radicalmente el equilibrio de la región. Aunque indudablemente la presencia turística ha aportado una mayor riqueza e ingresos al pueblo y a sus habitantes todo ello ha supuesto al mismo tiempo un cambio en su estilo de vida provocando no solo un mayor estrés y presión (los gritos, la música, la basura y el tráfico están ahora presentes por todas partes), sino también cambiando aquellas saludables costumbres y hábitos alimenticios que exponíamos antes, haciendo que los ancianos prefieran quedarse en casa para recibir "obsequios" de los visitantes o venderles recuerdos en vez de salir a hacer ejercicio, o incluyendo en su dieta mucha más carne de cerdo que la que se podía encontrar en el pasado.



Por todo ello el Dr. Yang, a quien ya mencionábamos antes, es pesimista respecto al futuro. Los habitantes centenarios que había en el pueblo van falleciendo con los años (lo cual es absolutamente natural), y sus estudios muestran que las nuevas generaciones no parecen gozar de la misma longevidad que tenían sus padres y abuelos. Quien sabe, quizá la historia de Bama nos sirva a todos para concienciarnos de que, más allá de los presuntos poderes curativos o terapéuticos de ciertas aguas o ciertos aires, la verdadera esencia y el verdadero secreto para alcanzar una gran longevidad seguramente se encuentra mucho más cerca, en nuestro espíritu y en nuestros estómagos.

Caracteres en este artículo:
-

-



Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi