Aviso: este portal está en proceso de renovación. Algunas funciones pueden no estar disponibles de forma transitoria - 5 de febrero de 2016


img


  Aviso: Artículo nuevo: Curiosidades sobre el 'arroz de jade' — 14 de Junio de 2015 || Artículo nuevo: De Solterones y Solteronas... — 31 de Marzo de 2015

LITERATURA - GACETA XIANZAI


El genio de la maldad, Fumanchú


Por

Jorge Remón García







Desde siempre, el hombre ha temido lo desconocido. Así, en la Edad Media, la quema de brujas era constante, los monstruos marinos y sus leyendas estaban a la orden del día y los descubrimientos científicos relevantes eran recibidos en muchos casos como teorías demoníacas.

Hace más de cien años el escritor inglés Max Rohmer dio vida a un personaje de ficción que pronto se transformó en leyenda: Fumanchú, un malvado genio chino que odia la civilización occidental y a la raza blanca. De origen noble, dispone de medios económicos para contratar a esbirros y ninjas a su servicio, elaborar complejos venenos a partir de animales exóticos y desarrollar complejos aparatos modernos con el fin de acabar con el mundo occidental.

En las distintas novelas policiacas del autor, Fumanchú elabora terribles planes, fracasando siempre al final gracias a la labor de otro personaje, Sir Denis Nayland, un investigador inglés. El demonio amarillo, novela publicada en español en 1935, le describe:

Imagínate una figura clásica de mandarín chino; un hombre de alta estatura; delgado, de miembros recios, felino en sus actitudes y movimientos, con un entrecejo como el de Shakespeare y un rostro de expresión verdaderamente satánica. De su cráneo afeitado pende la coleta tradicional de los hijos del «Imperio Celeste». Sus ojos tienen el fulgor magnético de los ojos de la pantera.

A partir de su aparición en estas novelas, Fumanchú ha sido un tema recurrente en literatura, televisión y cine. Como vemos, sólo un personaje del lejano Oriente podría encarnar de semejante manera el misterio y ese mismo miedo a lo que no conocemos del que hablábamos al principio. Gracias a Dios, la población china poco tiene que ver con Fumanchú, y son por lo general personas atentas, generosas y buenos anfitriones.


Deja tu comentario:

img  img

APUNTATE AL NEWSLETTER:


© 2007-2011 - Chinoesfera.Com

Ofrecido por: Mundoesfera.Com



Hanzi